Importante descubrimiento de las naves Voyager
Ciencia y tecnología

43 años después las gemelas Voyager continúan con hallazgos en el espacio interestelar

La misión Voyager ha detectado un nuevo tipo de explosión de electrones.
43 años después las gemelas Voyager continúan con hallazgos en el espacio interestelar.

Estas explosiones de electrones proporcionarán información sobre los mecanismos de las estrellas.
Las explosiones ocurren cuando los electrones de los rayos cósmicos, (partículas que se mueven rápidamente desde mucho más allá del sistema solar), son empujados por ondas de choque generadas por erupciones solares. Miembro del equipo de estudio informaron que los electrones se aceleran más a lo largo de las líneas del campo magnético cósmico a una velocidad increíble.

Don Gurnett, profesor emérito de física y astronomía en la Universidad de Iowa dijo: “La idea de que las ondas de choque aceleran las partículas no es nueva, pero ahora las detectamos en un nuevo reino: el medio interestelar, que es muy diferente al del viento solar, donde se han observado procesos similares”.

Las naves Voyager siguen funcionando  después de 43 años en el espacio, y cada una de ellas envía  noticias sobre importantes hallazgos para la ciencia desde sus instrumentos aún operativos.

La primera etapa para crear las explosiones de electrones ocurre con las eyecciones de masa coronal. Estas erupciones solares lanzan enormes cantidades de plasma muy calientes al espacio y crean ondas de choque que se mueven hacia afuera a través del sistema solar.

Estas ondas de choque aceleran los electrones de rayos cósmicos de rápido movimiento, partículas cargadas que probablemente se originan en supernovas distantes.
Los rayos cósmicos se aceleran aún más a lo largo de las líneas del campo magnético entre las estrellas, en el medio interestelar.

Leer acerca de :  Tecnología para resolver un misterio de casi 500 años

Finalmente, las líneas del campo magnético impulsan los rayos cósmicos a poco menos que la velocidad de la luz, casi 670 veces más rápido que las ondas de choque solares que los empujaron primero.

La Universidad de Iowa comunico que los físicos creen que estos electrones en el medio interestelar se reflejan en un campo magnético reforzado en el borde de la onda de choque, y posteriormente son acelerados por el movimiento de la onda de choque de las líneas del campo magnético interestelar, ganando velocidad a medida que aumenta la distancia entre ellos y el impacto.

Los astrónomos esperan comprender mejor cómo las ondas de choque y la radiación cósmica se originan en las estrellas. Los estallidos solares pueden generar radiación que plantea riesgos para los astronautas en la Estación Espacial Internacional o en futuros destinos, como la luna donde la NASA espera aterrizar en 2024.
Las erupciones particularmente violentas también pueden amenazar los satélites en órbita terrestre e infraestructura planetarias como las líneas eléctricas.

La Voyager 1 esta a 22,7 mil millones de kilómetros del sol, y la Voyager 2 se encuentra a unos 18,8 mil millones de kilómetros de nuestra estrella.

Blog de noticias