Cohete regresa a la tierra
Ciencia y tecnología

Cohete espacial regresa a la tierra después de 54 años


En 1966 la NASA lanzó el Surveyor 2, una misión no tripulada para explorar la superficie de la luna. Por desgracia, la nave espacial se tambaleó en ruta, después de un intento fallido de corrección de rumbo y se estrelló contra la superficie lunar a una velocidad de 2,7 kilómetros por segundo, ahora el cohete espacial regresa a la tierra después de 54 años.

Resulta que el cohete propulsor utilizado durante su lanzamiento siguió una trayectoria diferente hacia el espacio y ahora ha comenzado a orbitar la Tierra.
Esta es la conclusión de los astrónomos que han estado estudiando un objeto inusual descubierto por primera vez el pasado mes de agosto.

El programa Surveyor de la NASA fue diseñado para demostrar la viabilidad de lanzar, comunicarse, controlar y aterrizar una nave espacial sin tripulación en la luna, allanando así el camino para misiones tripuladas posteriores.
Surveyor 1, fue lanzado el 30 de mayo de 1966, cumpliendo fácilmente sus objetivos principales y devolviendo muchas imágenes de la superficie lunar y datos de ingeniería importantes. Por este motivo las esperanzas de la NASA para aprovechar ese éxito con la segunda misión eran muy altas.
La intención de la NASA era hacer aterrizar el Surveyor 2 en la luna, para demostrar la viabilidad de un aterrizaje en el satélite.

Después de una serie de retrasos menores, Surveyor 2 se lanzó con éxito el 20 de septiembre de 1966.
El vehículo de lanzamiento era un cohete Atlas-Centaur que utilizaba hidrógeno y oxígeno líquidos como propulsores. Una vez que los motores del cohete se apagaron, el cohete expulsó sus propulsores residuales para establecer una distancia segura entre él y el Surveyor 2, dándole una trayectoria que lo alejaría de la luna por 5.675 kilómetros y enviaría el cohete a una órbita solar.
Ese cohete Centaur es lo que los astrónomos han confirmado que es 2020 SO, que en un principio fue confundido con un asteroide.

Leer acerca de :  Bill Gates y Jeff Bezos invierten en vuelos de cero emisiones

Todo parecía ir bien para el Surveyor 2. Su trayectoria hacia la luna era casi perfecta, con apenas una corrección de rumbo 16,5 horas después del lanzamiento. Fue entonces cuando las cosas salieron mal.
El Vernier Engine 3 de la nave no se encendió junto con los demás, haciendo que el Surveyor 2 cayera sin control hacia la luna.

Los científicos de la NASA intentaron encender el motor 39 veces antes de aceptar la derrota. Fue entonces cuando intentaron recopilar todos los datos útiles que pudieron conseguir mediante una serie de pruebas de ingeniería, antes de que el Surveyor 2 se estrellara contra la superficie lunar el 23 de septiembre.

La NASA nunca determinó oficialmente la causa de la falla del motor al encenderse, aunque un problema con el flujo del oxidante MON-10 parece ser el culpable.
Hubo cinco misiones más de Surveyor, cuatro de ellas exitosas, antes de que la NASA cambiara su enfoque a la exploración tripulada de la luna.

Mientras tanto, el cohete Centaur continuó su camino a través del espacio y fue prácticamente olvidado, al menos hasta agosto de este año, cuando los astrónomos que usaban el telescopio de reconocimiento panorámico y el Sistema de Respuesta Rápida Pan-STARRS en Hawai detectaron un objeto misterioso en una órbita solar que debía pasar cerca de la Tierra.
El observatorio Pan-STARRS es un instrumento clave para detectar objetos que se mueven rápidamente, como ocurre con los nuevos asteroides detectados. Pero este nuevo objeto, denominado 2020 SO, se movía demasiado lento para ser un asteroide, y también tenía una órbita bastante extraña.

Leer acerca de :  Actualización de My Health

Uno de los muchos científicos que intentaba aprender más sobre 2020 SO ejecutó simulaciones de su trayectoria por computadora, notando que su órbita estaba apenas inclinada con respecto a la Tierra. El científico ejecutó la simulación a la inversa y descubrió que ese objeto pasó lo suficientemente cerca de la Tierra en septiembre de 1966 como para pensar que este cohete podría haberse lanzado desde la Tierra.
En otras palabras, 2020 SO podría ser el cohete Centaur que lanzó el Surveyor 2.
Todo esto deja en evidencia que el objeto está siendo empujado por los fotones emitidos por el sol, por lo que 2020 SO tendría que ser relativamente grande y tener poca masa, como un cohete propulsor vacío.
La Nasa esta ahora pensando si es posible traerlo de vuelta al planeta.

Más información sobre Ciencia y Tecnología