Abandonar el hábito de beber refrescos
Salud y bienestar

Cómo dejar de beber refrescos para siempre

Refrescos o bebida gaseosa, es el nombre de cualquier bebida que contenga agua carbonatada, azúcar agregada u otro edulcorante como el jarabe de maíz con alto contenido de fructuosa, así como saborizantes naturales o artificiales. Con esta breve guía conocerás cómo dejar de beber refrescos para siempre.

Los refrescos no son buenos para la salud, ya que están relacionados con la obesidad, la mala salud dental y diversas enfermedades crónicas.
No obstante, muchas personas que beben gaseosas con regularidad y quieren reducirlas luchan por hacerlo.
Tratar de dejar de beber refrescos implica algo más que fuerza de voluntad.
Existen razones bioquímicas por las que las personas ansían alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar.

El cerebro humano tiene un área llamada sistema de recompensa que está diseñado para recompensar a las personas cuando realizan acciones que promueven su supervivencia, como comer o beber.
Cuando comes o bebes, el cerebro libera una sustancia química llamada dopamina que tu cerebro interpreta como sensación placentera.
Para obtener aún más placer, tu cerebro continuará buscando acciones que estimulen la liberación de dopamina.

El problema con los refrescos y otros alimentos ricos en azúcar es que proporcionan una liberación de dopamina mucho mayor que los alimentos integrales, lo que puede provocar antojos
Esto puede conducir a un círculo vicioso en el que el cerebro busca cada vez más alimentos con alto contenido de azúcar para obtener la misma respuesta de placer.

Razones por las que debes dejar de beber refrescos

Favorece el aumento de peso. 
Los refrescos son ricos en calorías y no reducen el hambre, por lo que es fácil consumir una gran cantidad de calorías. 
Investigaciones realizadas muestran que las personas que beben refrescos con frecuencia pesan más que las que no lo hacen

Vinculado a enfermedades crónicas.
 Los estudios han demostrado una y otra vez que las personas que beben refrescos con más frecuencia tienen un alto riesgo de padecer enfermedades crónicas, como diabetes tipo 2 , enfermedades cardíacas y cáncer . También pueden contribuir a la aparición de una enfermedad hepática ya que los refrescos tienen un alto contenido de fructosa , tipo de azúcar que solo puede ser metabolizado por el hígado. Consumir demasiada fructosa puede sobrecargar su hígado y convertir la fructosa en grasa, lo que puede contribuir a trastornos hepáticos crónicos.

Leer acerca de :  Canadá insta a usar mascarillas de tres capas que aumentan la protección

Los refrescos pueden dañar tus dientes.

Los refrescos contienen ácidos como el ácido fosfórico y el ácido carbónico, que pueden promover un ambiente ácido en la boca y provocar caries. 
Cuando estos ácidos se combinan con azúcar, el efecto es más dañino en tus dientes.

Los refrescos causan afecciones de la piel como el acné. 

Las investigaciones sugieren que el consumo frecuente de refrescos o azúcar agregada aumenta el riesgo de acné de moderado a severo.
También puede provocar el envejecimiento de la piel. Algunas investigaciones sugieren que las personas que consumen refrescos o azúcar agregada con más frecuencia, son más propensas a las arrugas y otros signos de envejecimiento. 

Los refrescos pueden disminuir los niveles de energía. 

Los refrescos tienen un alto contenido de azúcar, lo que puede aumentar rápidamente los niveles de azúcar en la sangre, seguido de una caída brusca.
Beber refrescos con frecuencia puede causar fluctuaciones en los niveles de energía
No tienen valor nutricional. Los refrescos no tienen vitaminas, minerales, fibras ni nutrientes esenciales. Solo agrega exceso de azúcar y calorías a tu dieta.

Beber refrescos dietéticos “parece” ser la forma más fácil de dejar de beber refrescos.

En lugar de endulzarse con azúcar, los refrescos dietéticos se endulzan con un edulcorante artificial, como aspartamo, sacarina, sucralosa, neotame o acesulfame.
Aunque las gaseosas dietéticas son bajas en azúcar, tienen varias desventajas, tienen poco valor nutricional y aún contienen varios ácidos que pueden dañar tus dientes
Además, investigaciones recientes parecen indicar que la ingesta de refrescos dietéticos está relacionada con trastornos como enfermedad renal, diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca.
No obstante, la mayoría de los estudios realizados en humanos sobre refrescos dietéticos son observacionales, por lo que se necesitan más investigaciones de alta calidad para comprender la relación entre los refrescos dietéticos y las enfermedades crónicas.

Si estás buscando reemplazar los refrescos con refrescos dietéticos, definitivamente hay mejores opciones para considerar desde una perspectiva de salud, que incluyen agua con gas, tés de hierbas y otras opciones que se mencionan en la siguiente sección.

Sabemos que no es sencillo dejar de beber refrescos, incluso aunque sepas que es malo para tu salud.
Existen  varios pasos que puedes seguir para reducir el consumo de refrescos, por ejemplo:

Leer acerca de :  En la india controlan el Covid-19 mediante oxigeno, luz y temperatura

Beber más agua, muchas veces más que necesidad de refrescos lo que tenemos es sed
Si siente la necesidad de beber refrescos, intente beber primero un vaso grande de agua y espere unos minutos. 
El agua no solo es excelente para saciar la sed, sino que también te ayuda a mantenerte hidratado.

Mantente alejado de los refrescos

Si sientes que se avecina un antojo de refrescos, trata de distanciarse de ese pensamiento.
Actos como salir a caminar o tomar una ducha pueden ayudar a cambiar el proceso de pensamiento y el entorno del deseo y detenerlo por completo.
Algunos estudios han demostrado que masticar chicle también puede ayudar a controlar los antojos.
Otra cosa que puedes hacer es asegurarte de que no haya refrescos en tu hogar o áreas de fácil acceso, así te ayudarás a reducir la tentación y minimizar los antojos.

Evitar tener hambre y no beberás refrescos

El hambre es un factor clave de los antojos, incluidos los de beber refrescos.
Por lo tanto, asegurarse de no tener hambre podría ayudarte a combatir el ansia de beber refrescos.
Para prevenir el hambre, asegúrate de comer regularmente durante el día y de tener bocadillos saludables cerca  si notas que empiezas a sentir hambre. 
En algunos casos, la fuerte necesidad de beber refrescos se puede frenar reemplazando el refresco con una alternativa dulce más saludable.

Golosinas dulces saludables para evitar beber refrescos

Frutas como bayas, piña, mangos y uvas
Chicle sin azúcar
Yogur sin azúcar con pequeños trozos de fruta
Sin embargo, evite reemplazar los refrescos con jugos de frutas. Aunque los jugos de frutas contienen más nutrientes que los refrescos, son muy ricos en azúcar.

Tratar de controlar tus niveles de estrés

A menudo, el estrés puede inducir antojos de comida o bebida.
Numerosos estudios han demostrado que las personas que están bajo estrés tienden a consumir más calorías y tienen más antojos que las personas no estresadas.
Hay muchas formas de ayudar a aliviar el estrés, incluido el ejercicio regular, la meditación, la práctica de yoga, la respiración profunda y la atención plena.

Otras alternativas a los refrescos

A veces, la forma más fácil de frenar un antojo es reemplazarlo por algo similar.
Aunque optar por un refresco dietético puede ayudarte a reducir calorías, existen muchas opciones más saludables que pueden brindarte un toque refrescante. Ejemplos:

Leer acerca de :  Vitamina C, además del Covid-19, ahora empieza la gripe

Agua con gas a la que agregas  rodajas de tus frutas favoritas, obtendrás un excelente sustituto de refresco.
Té verde espumoso. Varias empresas producen té verde espumoso que contiene mucho menos azúcar que los refrescos y que además proporciona los beneficios del té verde.
Kombucha:  es un delicioso té probiótico que se asocia con los mismos beneficios para la salud de beber té.
Agua con menta y pepino. Esta refrescante bebida no solo puede calmar su sed, sino que también puede ayudar a controlar su antojo de refrescos.
Té de hierbas o frutas. Estas bebidas no solo son libres de calorías, sino que incluso pueden proporcionar beneficios para la salud.
Agua de coco. Aunque no está libre de calorías, esta bebida natural sigue siendo una opción mucho más saludable que los refrescos azucarados.

Crea un sistema de apoyo

Muchas personas consumen refrescos con frecuencia en situaciones sociales, cumpleaños, bodas, salidas, etc,etc.
Si estás tratando de dejar de beber refrescos, una buena idea es informar a las personas más cercanas. De esta manera, pueden ayudarte a mantenerte responsable y encaminado.

Hay que tener en cuenta que cuando reduces el consumo de refrescos, puedes experimentar efectos secundarios.
Si estás acostumbrado a beber varias latas de refresco al día, puedes experimentar síntomas de abstinencia de cafeína , ya que la mayoría de las marcas de refrescos populares contienen ese producto.
Los síntomas de la abstinencia de cafeína incluyen dolores de cabeza, fatiga, ansiedad, irritabilidad y poca energía. Sin embargo, estos síntomas solo ocurren en los primeros días, como máximo  una semana después de reducir la cafeína y son temporales.
También puedes ir recortando lentamente el consumo de refrescos en lugar de ir de golpe.
Eliminando los refrescos para siempre de tu dieta mejorarás tu salud.

IMPORTANTE: La información que usted lee en este blog es una descripción general para tratar adicciones y es posible que no se aplique a todas las personas.
Hable con su médico para averiguar si esta información se puede aplicar a su caso. 

Próximo artículo: Como dejar de ver pornografía

Más noticias de Salud y Bienestar