Aldea lunar sostenible
Ciencia y tecnología

Empresa del Reino Unido convertirá roca lunar en oxígeno y materiales de construcción


Cuando los astronautas regresen a la luna en los próximos años, podrán hacer mucho más que dejar una huella. Una empresa del Reino Unido convertirá roca lunar en oxígeno y materiales de construcción.

La firma británica ha ganado un contrato con la Agencia Espacial Europea para desarrollar la tecnología que convierte el polvo lunar y las rocas en oxígeno. La construcción de los diferentes habitats que sean necesarios se hará con material existente en el satélite, lo que posibilitará establecer una base lunar permanente.
No será necesario transportar materiales de construcción al espacio con un costo enorme.

Los análisis de rocas traídas de la Luna revelan que el oxígeno constituye aproximadamente el 45% del material de la roca. El resto es principalmente hierro, aluminio y silicio.
Estos metales quedarán como residuo luego de extraer el oxígeno de las rocas.

La NASA y otras agencias espaciales están en preparativos avanzados para regresar a la luna y fundar la primera aldea lunar.  

El contrato financiará a la empresa Metalysis durante nueve meses para perfeccionar un proceso electroquímico que libera oxígeno del polvo lunar y de las rocas enviando una corriente eléctrica a través de las mismas.
Este proceso ya se utiliza en la Tierra, pero el oxígeno se libera como un subproducto no deseado de la extracción de minerales.
Para resultar útil a los exploradores lunares el oxígeno debe capturarse y almacenarse.
Si esa tecnología se consigue, el siguiente paso será demostrar la extracción de oxígeno en la luna. El oxígeno liberado debe combinarse con otros gases para producir aire respirable.
El oxígeno es también parte del combustible de los cohetes y de lograrse la producción en la luna, se podrían enviar naves al espacio profundo que saldrían desde el mismo satélite.

Leer acerca de :  30 investigadores han conectado un ordenador al cerebro humano

En la luna no hay oxígeno libre, por lo que los astronautas tendrían que llevarse todo el  oxígeno que necesiten en el viaje a la luna y también el necesario para permitir el viaje de regreso, esto aumentará considerablemente el peso y en consecuencia el costo de los lanzamientos de cohetes con ese destino.

Sabemos que hay agua, si se logra generar aire respirable también se podrá llevar a cabo cultivos para producir alimentos.

El foco en los próximos años será la construcción de una nueva estación espacial que orbite alrededor de la luna y que actúe como punto de parada para que los humanos establezcan una presencia en la superficie lunar, y, potencialmente como una base desde la cual comenzar la exploración de Marte.
Se estima que en 2024 el ser humano volverá a visitar la luna.
Esperemos que esta vez sea para quedarse.

Más noticias de tecnología