Fraude informático a la empresa Siemens
Noticias Internacionales

Informático de 62 años de Siemens programaba sus propios fallos

Ante la imparable ola de proyectos de automatización un informático de 62 años que trabajaba para la empresa Siemens programaba sus propios fallos para de esta manera evitar quedarse sin trabajo en un futuro cercano.
Este empleado de Siemens en Pensilvania en los EEUU encontró la manera de ser indispensable y no perder su fuente de ingresos ante la inminente llegada de un software que hiciera su trabajo.

Desde el año 2000 era el responsable de programar software basado en hojas de cálculo para la empresa Siemens.
Hasta el año 2016 no paro de trabajar, pero, ese año, Siemens tuvo varios fallos, y si bien intentaron que lo arreglara el mismo informático de siempre, este no se encontraba disponible, razón por la que le solicitaron la contraseña para ver que sucedía y como lo arreglaban.

El resultado fue que Siemens encontró ‘bombas lógicas’ en los scripts de las hojas de cálculo. La empresa puso a varias programadores a analizar el software para descubrir que estaba programado para fallar cada cierto tiempo y que solo el informático del que escribimos sabía solucionar.
Siemens presentó una demanda contra el informático a quien acusó de fraude por arreglar problemas inexistentes en su software, al añadir código a las complejas hojas de cálculo que no tenía ningún valor funcional, aparte de colapsar el programa de forma aleatoria.

Siemens demostró todo lo que pagó durante esos años en los que el informático sólo acudía a reiniciar un reloj y facturar por su tiempo.
En el juicio el informático negó todo, y se defendió diciendo que no había puesto ‘bombas lógicas’ en el código para incitar a Siemens a contratarlo para arreglar el problema, sino, para proteger su código propietario al tiempo que decía que sus motivos eran honorables. Incluso se atrevió a decir que el fallo se debía a las actualizaciones que enviaba Microsoft para Excel.

Leer acerca de :  Ola de ciberataques a hospitales de EEUU

Tras un par de audiencias se declaró culpable de daño intencional a un ordenador de Siemens, ya que se enfrentaba a una pena de hasta 10 años de prisión y una multa de más de 200.000 euros. .
Finalmente se dictó sentencia y tuvo que pasar seis meses en prisión y pagar una multa de 6700 euros.

Más noticias internacionales