EEUU depende de China
Noticias Internacionales

Preocupación de empresarios de EEUU por separarse de China


Un usuario de Facebook que vive en Washington DC compartió su experiencia al comprar un refrigerador y enterarse de que tenía que esperar meses para que se le entregara el producto durante la epidemia de COVID-19.
La imagen que acompaña esta nota muestra las palabras “Made in China” en la caja que contiene el refrigerador.

El coronavirus llevó a las personas a acaparar más alimentos, la demanda de refrigeradores aumentó y desde marzo estaban agotados.
El protagonista intento comprar online un refrigerador a mediados de abril pero le indicaron que hasta el 26 de agosto no era posible entregárselo

Finalmente se decidió a comprar el refrigerador en una tienda física, cuando se lo entregaron vio que la caja decía ( Made in China ) y dijo para si “Es mejor no separarse de China”

El comentario del hombre reveló que China y Estados Unidos tienen una relación económica que está tan interconectada cómo es posible y el posible conflicto aviva la preocupación de los empresarios de EEUU por separarse de China.

Durante más de 40 años, China y Estados Unidos han forjado vínculos económicos estrechamente entrelazados. El Wall Street Journal dijo el 14 de junio que China ha retomado su manto como el mayor socio comercial de Estados Unidos. Las estadísticas muestran que el volumen comercial entre los dos países alcanzó los $ 234 mil millones en la primera mitad de este año y superó los $ 50 mil millones solo en el mes de junio.

Más de 70.000 empresas estadounidenses han realizado inversiones en China con unos ingresos por ventas anuales de 700.000 millones de dólares. El 97 por ciento de las empresas americanas  obtienen beneficios

Leer acerca de :  Para frenar el Covid-19 los suecos no podrán beber alcohol a partir de las 22 horas

Según una encuesta de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Shanghái, el 92,1 por ciento de sus miembros dijeron que no tienen planes de salir de China, incluso cuando Trump presionó a sus miembros para salir del país.

Por el momento la administración Trump tiende a actuar de manera caprichosa y quiere desvincular las dos economías más grandes del mundo sin considerar el posible daño que esto causará a la comunidad empresarial y científica o, a la gente común.
El 7 de septiembre , Trump dijo en una conferencia de prensa del Día del Trabajo en la Casa Blanca que Estados Unidos pondrá fin a su dependencia de China de una vez por todas si resulta re-elegido.

La política de Trump en China está desconectada de la comunidad empresarial estadounidense, dijo Evan Medeiros, ex director senior de Asuntos Asiáticos del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el 7 de septiembre en el Foro de Civilizaciones Taihe online, organizado por el Instituto Taihe, un grupo de expertos economistas con sede en Beijing.

La comunidad empresarial estadounidense está muy preocupada por si llega a prosperar las limitaciones en materia de cooperación científica y tecnológica entre los dos países y quiere protección en sus campos en lugar de una confrontación en la relación económica con China, señaló Evan Medeiros.

Un artículo publicado por el Wall Street Journal el 2 de junio decía que la dependencia de Estados Unidos de China no es solo por querer  comprar máscaras o iPhones. Las empresas chinas son los principales clientes de la alta tecnología de EE. UU., Y sus estudiantes, que representan un tercio de todos los estudiantes internacionales en EE. UU., ayudan a financiar las universidades estadounidenses. Mientras tanto, la mano de obra en China ayuda a Apple a producir los dispositivos rápidamente, y es poco probable que otras economías reproduzcan las economías de escala de China continental.

Leer acerca de :  Ex embajador de EEUU demanda a Google para que elimine Telegram

Algunos políticos estadounidenses que comenzaron a blandir la amenaza de desvincularse de China creen que no tendrán que pagar por ello.

Más noticias internacionales